Nidera hizo un balance de los resultados de la cosecha fina

Las variedades de trigo de Nidera mostraron una muy buena performance en distintas zonas del país, con picos máximos en los rindes de hasta 9.340 kg/ha. Algo parecido ocurrió con la cebada Explorer, con récords de casi 8.000 kg/ha.

En trigo, el pico máximo lo alcanzó el establecimiento San Alfredo, de Miramar (Buenos Aires), que logró 9.340 kg/ha con Baguette 802. En la estancia Santa Lucía, de Chapadmalal (Buenos Aires), se observaron rendimientos de hasta 8.900 kg/ha con Baguette 31 y de 8.400 kg/ha con Baguette 802. Por su parte, en La Bernardina, otro establecimiento de Miramar (Buenos Aires), se obtuvieron rindes de 8.550 kg/ha con Baguette 601, mientras que la firma Evasio Marmetto SA obtuvo rindes de 7.500 kg/ha con Baguette 31 y Baguette 801 en las localidades de Necochea y Lobería (Buenos Aires).

En cuanto a cebada, la Explorer lideró la campaña en materia de rendimientos. En este rubro, también la estancia Santa Lucía alcanzó el pico máximo, con 7.797 kg/ha, mientras que el establecimiento El Diez, de Necochea, alcanzó los 7.250 kg/ha. La empresa Dora Von Meyer SA, de General Belgrano, lo siguió de cerca con rindes de hasta 7.200 kg/ha, mientras que la firma Facundo Canavari, de Baradero, obtuvo 7.100 kg/ha.

En la gran zona triguera del sudeste de la provincia de Buenos Aires, según Javier Latorre, del Servicio Técnico de Nidera, “si bien la trilla no ha concluido, en lotes ubicados en toda la banda costera, lo único que se escucha es que los rindes son muy buenos, con picos de entre 8.000 y 9.000 kilos por hectárea”.

En ese área, delimitada por las localidades de Balcarce, Mar del Plata, Tandil y Tres Arroyos (Buenos Aires), los rendimientos promedio encontrados arrojaban entre 5.000 y 5.500 kg/ha, es decir, unos 1.000 kg/ha por encima del promedio histórico de dicha zona. Según el técnico de Nidera, “no todos los campos son buenos en la zona, ya que hay muchos con tosca, y eso hace que los rindes caigan un poco; pero a pesar de eso, los campos inferiores tienen buenos rindes para este tipo de suelos”. Hacia el norte de esa zona, según Latorre, en Tandil, Azul y Rauch, “los rindes también son buenos, pero un poco inferiores a los de la banda costera”.

“Yendo más hacia el oeste, en la zona que abarca el partido de Tres Arroyos, Coronel Dorrego y parte de Coronel Pringles, el trigo también estuvo muy bien”, cuenta Latorre, y detalla: “En esa zona, 4.000 o 4.500 kilos por hectárea son buenos rindes, porque allí la oferta de agua es menor y los suelos no son de los mejores. Mientras que, yendo más al norte, en la zona de Coronel Suárez, Puán y Saavedra, los rindes están por encima de los 3.500 kilos por hectárea”.

Según el técnico de Nidera, las condiciones ambientales de la zona “se acercaron en esta campaña a lo mejor esperable para el desarrollo de los cultivos, excepto por un exceso de agua que significó una cantidad de días nublados durante la espigazón, y que bajó un poco la potencialidad a los rindes. Si hubiera habido más heliofanía, los resultados habrían sido incluso más altos”.

Cebada

Latorre sostiene que “si bien hubo más traspiés sanitarios que con el trigo, los rindes son buenos de todas formas, ya que se escucha que están entre los 4.500 y los 5.000 kilos por hectárea en la banda costera, y de 4.000 en la zona que está más hacia el oeste”.

Entre los materiales trigueros que alcanzaron los mejores resultados en la zona, Latorre asegura que, si bien todas las variedades tuvieron una buena performance, “con las buenas condiciones que hubo, los que más se han destacado son el Baguette 802 entre los largos, y Baguette 601 entre los intermedios, por el rinde, por cómo resultaron en lo sanitario, y por su estabilidad”. En cuanto a la cebada Explorer, sostiene que “según los datos que tenemos hasta ahora, ha superado amplia y cómodamente a las líneas viejas de cebadas que hay en el mercado”.

Otro de los factores que permitió la obtención de esos rendimientos óptimos, según Latorre, fue el uso intensivo de tecnología, especialmente en la banda costera: “En cuanto el productor vio que la campaña venía bien, puso todo. En primer lugar, se empieza a ver cómo la semilla se cura en origen cada vez más contra insectos y enfermedades fúngicas, un mercado que Nidera lidera, y que significa un paso adelante en tecnología. Luego, en cuanto a la programación de la fertilización, se pusieron objetivos altos, y fue muy buena tanto en fósforo como en nitrógeno. Y el 70 u 80% de los productores cuidó el trigo con fungicidas, mientras que en la cebada ese número fue más alto, ya que el exceso de agua es su talón de Aquiles”.

 

 

ETIQUETAS: Trigo

TE PUEDE INTERESAR

Case presentó los megatractores Magnum CVT

Vienen en versiones de 340 y 380 HP, con transmisión variable continua CVT de marchas infinitas y equipamiento de Alta Gama.

Agromec lleva su tecnología al norte del país

Está presente en la Expo 2017 de Tucumán con máquinas de las líneas agrícolas y ganaderas.

Tedeschi renueva las pulverizadoras de botalón trasero

Está trabajando en un sistema innovador para la suspensión trasera con el objetivo de optimizar la estabilidad del barral y ampliar el ancho de trabajo.

Focomaq vuelve a reunir a la maquinaria agrícola

Se modificó la fecha de la segunda jornada 2017 y se hace el viernes 22 de septiembre en la provincia de Buenos Aires.

Claas presenta en Argentina el catálogo online de máquinas usadas

El First Claas Used permite conocer rápidamente un inventario completo de las ofertas de equipos usados disponibles en todo el país.

Altina rediseñó los picos difusores en los kits de fertilización

La innovación impide que el fertilizante impacte agresivamente antes de caer. Así se logra más precisión y uniformidad al aplicar el producto.

Productos destacados

BUSCADOR DE PRODUCTOS

Rubro:

Empresa:


2016-12-19T15:00:05+00:00