La irrupción de nuevas tecnologías aplicadas a la mecanización agrícola se traduce en un fuerte incremento de la productividad en el sector.