29/11/2012 | Noticias | Comercio exterior, Negocios

Javiyú, la máquina que conquistó a Turquía

Veinte ejemplares de la cosechadora de algodón desarrollada por el INTA desembarcaron en ese país junto al know-how de la tecnología argentina. Con bajo costo y mantenimiento, se posiciona cada vez más en el mercado internacional.

20 ejemplares de la cosechadora de algodón desarrollada por el INTA desembarcaron en ese país, junto al know-how de la tecnología argentina. Con bajo costo y mantenimiento, se posiciona cada vez más en el mercado internacional.

Su fama trascendió las fronteras latinoamericanas: Javiyú, la cosechadora de algodón desarrollada por el INTA, ya desembarcó en Turquía, que compró 20 máquinas y se convirtió en el quinto país en elegirla, después de Brasil, Paraguay, Venezuela y Colombia. En lo que va del año, ya se vendieron 260 ejemplares y, en la Argentina, el modelo representa el 40% del parque de cosechadoras de arrastre.

Las máquinas desembarcaron en Sanliurfa, una ciudad considerada como “la región núcleo del cordón productivo algodonero de ese país”, explicó Marcelo Paytas, especialista del INTA Reconquista (Santa Fe) que participó de la misión a Turquía para entregar las cosechadoras y brindar asesoramiento, enmarcado en un paquete tecnológico de manejo óptimo del cultivo. “La propuesta es incorporar prácticas agronómicas en surcos estrechos, tal como se trabajó con los productores y asesores en estos últimos seis años en la Argentina”, señaló.

El técnico explicó que buscaron posicionar el “paquete tecnológico que desde la institución proponemos para  la producción de algodón, que va más allá de la incorporación de una máquina para cosechar”.

De acuerdo con el técnico del INTA, los productores y asesores turcos comprendieron que, para adoptar la cosechadora, también “necesitan incorporar ciertas prácticas de manejo agronómico del cultivo, como regulación de crecimiento, defoliación, desecación, uso de maduradores para uniformar la apertura de bochas a cosechar, uso oportuno del riego, entre otras cuestiones”.

Con bajo costo de adquisición y mantenimiento, la Javiyú –que significa “capullo” en guaraní- cambió el paradigma en el manejo del algodón ya que permitió mecanizar la cosecha en pequeñas superficies: aún cuando se adapta a distintas escalas de producción, fue especialmente desarrollada para los pequeños y medianos productores.

 

VER MÁS NOTICIAS SOBRE:
EMPRESA: 
RUBRO: 
TEMA:
ETIQUETAS: Comercio exterior, Cosechadoras, INTA

MDirecto

MDirecto

TE PUEDE INTERESAR

Mancini sumó una plegadora de 4 metros

Es un equipo de origen portugués con el que logra mayor precisión, calidad y confiabilidad en la producción.

Las máquinas argentinas se lucen en Agritechnica 2017

Una veintena de empresas nacionales exhiben sus productos en Hannover.

Bertotto-Boglione, entre las mejores empresas de Córdoba

Fue nominada por la revista Punto a Punto en una terna para elegir “La Empresa del Año”. La votación comienza el viernes 17 de noviembre.

En 2018, las ventas de maquinaria pisarían el freno… ¿y sin créditos subsidiados?

El mercado nacional de maquinaria agrícola seguiría creciendo, pero a una tasa menor. Dejarían de existir los créditos subsidiados.

Víctor Juri le apunta al maíz con la sembradora Latina ELYP 4.1

La máquina para granos gruesos fue desarrollada a pedido de Luciano Lizzi, productor de Chivilcoy y primer cliente del producto. Cuenta su experiencia tras haber sembrado 700 hectáreas.

Claas cosechó cinco medallas en Agritechnica

Obtuvo la Medalla de Oro por el sistema CEMOS Auto Threshing, la primer herramienta que ajusta automáticamente el sistema de trilla tangencial en cosechadoras.

Productos destacados

BUSCADOR DE PRODUCTOS

Rubro:

Empresa:


2016-12-19T19:33:07+00:00