01/05/2013 | Noticias |

Thomas Rademacher: “La tendencia va hacia motores con menos emisiones”

Thomas Rademacher

Material publicado en Revista MaquiNAC Nº 3 (Mayo 2013).

Visitó por primera vez Argentina en 2009 y quedó impresionado por el desarrollo de la agricultura y el empuje de la fabricación nacional de maquinaria agrícola. Se trata de Thomas Rademacher, profesor de Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Bingen, en Alemania, especialista en evaluación de maquinaria agrícola. Su llegada al país en aquel momento se produjo como integrante del jurado de los premios Ternium Expoagro, distinciones que se entregan a las innovaciones en maquinaria agrícola de industria nacional durante el desarrollo de la megamuestra. Lo positivo de la experiencia hizo que repitiera la visita en los años posteriores. En la última edición de los premios, entregados el 5 de marzo pasado en Baradero, con motivo de la 7ª edición de Expoagro, Rademacher integró nuevamente el jurado en representación de la Sociedad Alemana de Agricultores (DLG), entidad en la que integra desde 1993 la comisión de evaluación de sus premios, en forma honoraria.

Un doctorado en la siembra de remolacha azucarera en Europa lo habilita como persona autorizada para evaluar sembradoras y sistemas de siembra. También está especializado en cosecha de granos, conocimiento por el que participa como jurado en Argentina. A continuación, la charla que mantuvo con MaquiNAC.

 

En todos estos años de visita en Argentina, ¿cómo ha visto la evolución de la maquinaria agrícola nacional?

Difícilmente pueda decir cómo era antes, porque hasta 2009 Argentina era una hoja en blanco para mí. Pero cuando vine por primera vez me sorprendí gratamente por el alto nivel tecnológico de la maquinaria argentina. En ese momento escribí un artículo para la revista de la Asociación Alemana de Agricultura y lo describí como un país con una agricultura de altísima eficiencia.

Estoy sorprendido por el alto nivel tecnológico de la maquinaria nacional; no podría ser de otra forma ya que para las condiciones que impone la agricultura argentina, sin este nivel de tecnología, no podría ser posible y menos tener una eficiencia tal alta.

A mi juicio, lo que explica un poco esto son las condiciones de mercado reinantes en Argentina que fuerzan al productor a ser cada vez más eficiente; porque de lo contrario no podría trabajar.

 

¿Se asemeja a la agricultura europea?

Es incomparable con la agricultura del oeste de Europa o con el resto del mundo donde hay subsidios a la producción. En Argentina, inclusive, hay una parte de la cosecha que se va para otros actores. Veo muchos peligros en este esquema que desarrolla la Argentina, porque la presión economía es tan alta que hay producciones que se dejan de lado y hay una tendencia al monocultivo. Pongo en duda que si tanto glifosato es saludable a futuro para el sistema.

 

¿Cómo están trabajando a nivel de innovación las empresas alemanas de sembradoras y cosechadoras?

En lo que respecta a cosechadora, la novedad es que se obligan a tener motores con certificados TIER 4 en cuanto a la emisión de gases. Esto no implico agregar más componentes a los motores, sino que obliga a modificar completamente las cosechadoras para agregarle filtros de partículas y demás componentes. La otra novedad en cosechadoras es que como cada vez las máquinas son más grandes y pesadas y tienen limitado el ancho de la trocha en calle, por eso la tendencia va a ser el uso de orugas para desplazarse. La tendencia es que las cosechadoras más grandes, como el  “Terra Trac” de Claas, se calcen con orugas. Las grandes tienen sólo orugas. A partir de 12 metros de ancho de labor es sólo para este tipo de sistemas de desplazamiento.

 

¿Y usted qué evalúa?

Lo que yo evalúo todos los veranos es cómo se pueden calibrar mejor esos equipos a campo para optimizar y reducir las pérdidas de cosecha. Durante el verano pasado lo que evaluamos fue un nuevo sistema de Claas que se autoconfigura para minimizar las perdidas y se evaluó la calibración normal con esta nueva autocalibración.

 

¿Qué sucede si en esas pruebas a campo se identifica algún defecto o se detecta que no cumplen con las normas vigentes?

Cuando se descubre en la Universidad algo que no funciona como pretende el fabricante, es el propio fabricante el que hace las modificaciones. Nosotros recibimos las máquinas un año antes de que salgan al mercado para hacerle las pruebas pertinentes.

 

¿Cómo ve que está posicionada la industria argentina respecto a la normativa internacional de emisión de gases?

En conversación con los fabricantes locales me informé que la norma que está instalada en los motores es la TIER 2; en Alemania ya la exigencia es TIER 4. Creo a futuro que si no se cumple con esta exigencia va a ser una amenaza para los fabricantes argentinos poder entrar al mercado europeo.

¿Hay mucha diferencia entre la norma TIER 2 y TIER 4?

La diferencia es que incrementa el costo del motor en la maquinaria. Entre TIER 3 y  TIER 4 hay una duplicación de los costos de motor. Entre TIER 2 y TIR 3 la norma dice que las emisiones deben volver al motor y ser quemadas nuevamente con un desarrollo tecnológico. El paso de TIER 3 a TIER 4 es la incorporación de un filtro de partículas finas y el “Eleblue”, que es otro dispositivo.

 

¿Qué avizora usted respecto a la tendencia en el tamaño y potencia de las cosechadoras?, ¿y cómo esto redunda en la emisión de gases?

La tendencia es a máquinas cada vez más grandes. Sabemos que una máquina grande es más eficiente que dos máquinas chicas y eso implica una reducción de emisiones. También hacemos las evaluaciones de ajustes todos los veranos para aprovechar las prestaciones de estos equipos de mayor tamaño. Por eso pasa a ser importante la logística y el momento de cosecha para aprovechar el estado del cultivo. Si esto no está ajustado, no tiene sentido tener una máquina tan grande.

En Alemania y el norte de Europa hay mucha paja en los cultivos y si una máquina levanta 500 toneladas de trigo también está levantando la misma cantidad en paja. Se trata de mil toneladas por día de producto.

No se dio el caso aún de que una cosechadora estadounidense se haya exportado al norte de Europa o Alemania y que haya trabajado sin modificaciones. Allí las condiciones son otras y la maquinaria importada requiere de ajustes para esas particularidades. Por la cantidad y la humedad de la paja.

 

¿Cuál es la principal innovación que se ve en las sembradoras que se fabrican en Alemania?

La principal innovación es la alta precisión de la profundidad de siembra con discos o doble disco, con un rollo de control de profundidad prensado. Esto permite que el agricultor para aumentar la velocidad de la siembra hasta 15 ó 18 kilómetros por hora en los campos de labranza mínima.

La otra innovación es la siembra y la fertilización en una sola pasada. Este procedimiento es común en otros países, como Argentina, pero en Alemania no es muy popular. Algunos agricultores, entre los que se encuentra mi mejor amigo, se dan cuenta de esto con mucho éxito.

Hay una tendencia a la incorporación de motores eléctricos. Estos motores mueven los distribuidores para controlar la densidad variable de semilla a través de un software específico.

El sistema de siembra directa impuesto en Argentina ¿se podría aplicar en Alemania?

Como muchas granjas tienen ganado, hay mucho estiércol en los campos. Que se tiene que mezclar con el suelo tan pronto como sea posible, de lo contrarios son sancionados por la ley. Por lo tanto, no todas estas granjas pueden realizar producción de cultivo. Y como lo hemos hecho muy a menudo en regiones de alta rentabilidad, con la producción de mucha paja por metro cuadrado, vamos a tener problemas con estos restos vegetales. No podemos plantar canola o remolacha azucarera en campos con una alta masa de material vegetal en la superficie. Por lo tanto tiene que ser mezclado con el suelo y esto se puede hacer mediante el arado o mínimo labranza. También hay algunas regiones que tienen grandes problemas con las poblaciones de ratones, a los que se busca combatir. Y el sistema de siembra directa podría aumentar esas poblaciones de roedores y hacer disminuir la rentabilidad. Estos son nuestros problemas para la adopción del sistema.

 

¿Qué cantidad de sembradoras se venden anualmente en Alemania y cuántos hectáreas trabajan?

Durante el año pasado se vendieron en el mercado alemán un total de 3.785 sembradoras. Han anchos de trabajo de entre 3 y 6 metros. Por las diferencias en la estructura de la agricultura, las máquinas allí trabajan sólo 10 hectáreas por metro de ancho de trabajo de un año. En una granja grande puede que una máquina trabaje 250 hectáreas por metro de ancho de trabajo por año.

El mercado alemán diferencia las sembradoras para canola y cereales de las máquinas de precisión, para maíz, remolacha y habas. En Alemania no utilizamos una máquina de perforación para la siembra y la siembra de precisión. Se trata de dos máquinas diferentes, por lo que los procedimientos no son directamente comparables entre Alemania y Argentina.

Interesado en una cosechadora portátil, de fabricación nacional

Durante su última visita a Expoagro, Thomas Rademacher valoró todos los desarrollos galardonados dentro del Premio Ternium, que lo tuvo como jurado. Quizá el que más le llamó la atención es la cosechadora portátil de soja especialmente diseñada para muestreo (foto). Confeccionado por Marcelo Ventura Malito, se trata de un equipo manual liviano, de 6 kilos de peso, destacado por su versatilidad y sencillez de uso. El equipo portátil permite obtener muestras para medir la humedad del grano para hacer una cosecha rápida, para cálculo de rendimiento o analizar proteína, resultando muy práctica para el ámbito de la investigación.

A tal punto le llamó la atención que el especialista alemán expresó su deseo de llevarse una para su país. “En Alemania no tenemos ninguna herramienta disponible tan pequeña y liviana para tomar las muestras”, explicó. Y precisó que “generalmente hay que moverse con grandes máquinas para tomar muestras y puede pasar que no se puedan tomar con el costo que implica tener que volver otro día”.

La intención de Rademacher es hacer pruebas en la toma de muestras, principalmente para medir humedad en soja, pero también hacer mediciones en otros granos, como colza.

Además, el docente e investigador extranjero utilizará la herramienta para hacer más eficiente la obtención y recolección de las muestras para evaluación de pérdida de cosecha.

 

 

VER MÁS NOTICIAS SOBRE:
EMPRESA: 
RUBRO: 
TEMA:
ETIQUETAS:

MDirecto

MDirecto

TE PUEDE INTERESAR

Crucianelli profundiza el cambio de imagen corporativa

Tras la presentación del nuevo logo, extiende la renovación de imagen a los materiales de difusión, los canales digitales y la red comercial.

AGCO acaparó 17 premios en Agritechnica

Recibió galardones en tractores y cosechadoras de las marcas Valtra, Fendt y Massey Ferguson. El Valtra Versu T254 SmartTouch fue consagrado como tractor del año 2018.

Gomselmash trabaja para expandirse en Latinoamérica

Maneja el proyecto de asociarse con empresas en Argentina para fabricar localmente o vender máquinas. El mismo esquema lo replica en otros países.

Akron fue distinguida como la industria exportadora de 2017

Recibió el Premio Córdoba en el Mundo. El reconocimiento corona un proceso de 14 años en el que llegó a más de 30 países, enviando más de 4.300 máquinas.

Tedeschi avanza con el sistema que combina autotrailer y Air Drill

Fue patentado por la empresa y le permite trabajar en el desarrollo de una sembradora que articule las dos características.

Claas define los contenidos de Experiencia Forrajera y en Cosecha

El 6 de diciembre en Sunchales se hablará de manejo del maíz, recursos forrajeros y la economía de 2018. Habrá demostraciones dinámicas y trabajarán los tractores Xerion 4500 y Axion 930.

Productos destacados

BUSCADOR DE PRODUCTOS

Rubro:

Empresa:


2016-12-19T19:35:50+00:00